Museo de la Inquisición Garganta la Olla

Museo de la Inquiscion Garganta La Olla

Llegamos a la plaza Diez de Mayo por la Calle Chorrillo a la izquierda nos encontramos la Calle Toril, un rincón acogedor y colorido donde se encuentra el Museo de la Inquisicion-Garganta la Olla. Una vez en el rincón podemos apreciar  una fuerte columna granítica que sostiene un amplio porche. En este se sitúa la puerta de entrada al Museo de la Inquisicion. En la columna podemos ver que hay un texto grabado.  «Esta casa fue construida para el Tribunal de la Inquisición en 1606. Siendo capitán Iván Muñoz, familiar S.F (Santo Oficio), oficiales Rafael Martin».

Entramos al  Museo de la Inquisición Garganta la Olla y nos encontramos un patio de piedra y madera. Este da lugar al resto de salas del museo de la inquisición: los calabozos, sala de tortura, sala de juicios, el despacho del inquisidor etc. Dentro del museo podrás ver utensilios y enseres de la vida cotidiana de la localidad, como una cocina tradicional verata con los enseres típicos de matanza.

El Museo de la Inquisicion  dispone de un despacho para el inquisidor y una sala de juicios. En estas salas se guardaban los documentos importantes del Santo Oficio. Y se juzgaban y condenaban a los presos.

En la segunda planta está el balcón donde se colgaba al preso. Justo al lado se encuentra la sala de tortura con utensilios y máquinas propios para el sufrimiento de los interrogados. Esta sala era usada para torturar a los presos.En ella podrás ver instrumentos de tortura como la Garrucha, Potros, Guillotina, Garrote Vil, Dama de Hierro y muchos más.

Desde el patio se accede a los calabozos. Se encuentran bajo el nivel de la calle por lo que son oscuros, fríos y húmedos. Aquí se encerraban a los presos, en estos calabozos tambien podemos ver herramientas de tortura.

Museo de la Inquisicion en garganta la olla

Historia de la Inquisicion

La Inquisicion Española comienza con una bula que concede el Papa Sixto IV a los Reyes Católicos en el año 1478. Esta es abolida por un decreto de las Cortes de Cádiz en el año 1834. Este edificio fue utilizado por el tribunal durante 228 años aproximadamente.

En la columna granítica que sostiene el amplio porche donde se sitúa la puerta de la entrada. Y en su base traída por alguna remodelación de la casa, ya que según el texto fue la base de una cruz. “Esta cruz (ésta el signo de la cruz) se hizo siendo capitán Iván Muñoz, oficial del santo oficio y familiar  Rafael Martín, en el año 1606”.

Aunque las iniciales S.F. no corresponden al significado de S.O. (Santo Oficio), puede deberse a un error en el texto dado al picapedrero o por asimilación de la “o” conforme a la pronunciación en esta zona. Cuando una palabra termina con la misma vocal con que empieza la siguiente, esta se anula. Por lo que se escribía ” Santo Ficio”, en lugar de Santo Oficio.

El edificio ha estado siempre habitado en la parte superior. Disponía de dos cocinas, dos salones para comer y varias habitaciones para dormir. Podrán ver varios utensilios que fueron utilizados posteriormente por comerciantes, agricultores y ganaderos.

La superficie aproximada del edificio destinado a las visitas es de 265 m². Su arquitectura se mantiene prácticamente intacta desde que fue construido en el siglo XVII.

Visite este edificio singular y único, donde se sorprenderá, no solo por lo que se ve sino también por lo que se explica, pues todas las visitas son guiadas.

 

Visitanos en Facebook