1315: La hambruna más aterradora de la historia

1315: La hambruna más aterradora de la historia

La vida durante la Edad Media no era fácil. Las divisiones sociales, precariedades y carencias afectaban a buena parte de la población. Por supuesto, como pasa en cualquier época de la historia, la clase social, la riqueza y el estatus también influían en la calidad de vida de cada persona. Sin embargo, hubo grandes tragedias que no distinguían la clase social. Este fue el caso de la gran hambruna del siglo XIV, un devastador acontecimiento que se extendió entre los años 1315 y 1317. Hambre, desesperación, enfermedad, muerte y devastación fueron algunas de las consecuencias de esta hambruna que afectó a buena parte del norte de Europa. Es uno de los ejemplos más claros del impacto de los cambios climáticos en la vida diaria de la población. En este artículo, te contaré la historia de la gran hambruna medieval, sus causas, consecuencias y cómo marcó la cultura medieval europea por varios siglos.

Índice
  1. 1. Las hambrunas serán relativamente frecuentes en la Europa medieval
  2. 2. La gran hambruna estuvo precedida por una explosión demográfica
  3. 3. Todo inició con fuertes lluvias en la primavera de 1315
  4. 4. Se redujo la producción agrícola
  5. 5. Las sales escasearon
  6. 6. La división social marcó las consecuencias de la hambruna
  7. 7. Se dispararon los precios de la comida
  8. 8. La hambruna se extendió por un amplio territorio
  9. 9. Pueblos enteros fueron abandonados
  10. 10. Los animales también sufrieron el hambre
  11. 11. Las clases altas se vieron afectadas económicamente
  12. 12. Se implementaron algunas medidas para mitigar la crisis
  13. 13. Las guerras empeoraron la situación
  14. 14. La hambruna causó muchas muertes
  15. 15. Afectó la legitimidad de la Iglesia Católica
  16. 16. Aumentaron los crímenes
  17. 17. La violencia se hizo parte de la cultura
  18. 18. Los gobiernos perdieron confianza
  19. 19. Una crisis producto de un cambio climático
  20. 20. Detuvo el crecimiento poblacional
  21. 21. Era imposible despedir a todos los muertos
  22. 22. Llegaron las enfermedades
  23. 23. La desesperación llevó a terribles acciones
  24. 24. Famosas historias se crearon durante esa época
  25. 25. Una desgracia peor estaba por llegar
  26. Conclusiones
  27. Tabla resumen
  28. Preguntas frecuentes

1. Las hambrunas serán relativamente frecuentes en la Europa medieval

Debido a las condiciones de vida de la época, las hambrunas solían ocurrir con frecuencia. Solo en el reino de Francia se registraron hambrunas locales en distintas ocasiones durante el siglo XIV. Para la gran mayoría de la población, la vida era corta y llena de dificultades. De acuerdo con los registros de la familia real inglesa, la expectativa de vida al nacer era de 35.28 años, y esto se refiere a una familia con enormes privilegios y condiciones de vida.

2. La gran hambruna estuvo precedida por una explosión demográfica

Pese a las dificultades y condiciones de vida medievales, la población europea creció considerablemente entre los siglos X y XIII, también conocidos como el "periodo cálido medieval", en el cual se registraron temperaturas calurosas anómalas para la región. Durante esos tres siglos, la población europea creció a niveles tan altos que no podrían ser alcanzados nuevamente sino hasta el siglo XIX. De hecho, en la actualidad hay partes de las regiones rurales francesas que todavía no tienen tanta población como en el siglo XIV.

3. Todo inició con fuertes lluvias en la primavera de 1315

En la primavera de 1315, inició un periodo de lluvias particularmente fuertes en la mayoría del territorio europeo. La región venía del periodo cálido, y las constantes y persistentes lluvias bajaron las temperaturas de manera drástica. Debido a los altos niveles de precipitaciones, ocurrieron deslizamientos y severas inundaciones, especialmente en las zonas costeras. Se estima que más de 2000 acres en la región de zosex quedaron sumergidos. Las lluvias causaron la destrucción de 269 casas, 10 edificaciones y dos tiendas, un cuarto de todo el pueblo portuario. Alrededor de 1330, la mayoría de las cinco parroquias de la zona fueron territorio reclamado por el mar.

4. Se redujo la producción agrícola

Las lluvias iniciaron en 1315 y se mantuvieron persistentes en 1316 y 1317. El agua constante saturó los suelos, afectando especialmente las tierras dedicadas a la agricultura. Las inundaciones afectaron las cosechas y empeoraron la calidad de los suelos, dificultando nuevas siembras. La humedad afectó los granos, que no maduraban. Se estima que durante el siglo XIII se cosechaba 10 fanegas de trigo por cada fanega sembrada. Durante los primeros años de la hambruna, esta producción se redujo. Apenas se cosechaba un tercio o máximo la mitad de ese nivel de producción. Lo mismo ocurrió con otros productos agrícolas.

5. Las sales escasearon

La pérdida de cosecha y la incapacidad de producir más alimentos causó una severa escasez, agravada por la carencia de la sal. La sal era un producto clave para preservar alimentos en esa época. Pero las lluvias también afectaron su producción. Con un clima tan húmedo, evaporar la salmuera era complicado. Por lo tanto, había menos sal disponible. La población no podía prepararse para las consecuencias de esta escasez, pues sin sal, la carne se descomponía al no poder preservarla.

6. La división social marcó las consecuencias de la hambruna

Aunque sí afectó a toda la población, la crisis no fue igual para todos. Para empezar, las clases altas y la nobleza ya tenían una ventaja de entrada. En las grandes residencias, había más alimentos resguardados para el consumo, y se podía pagar más por los escasos alimentos. Además, los almacenes de granos de emergencia se reservaron exclusivamente para la realeza, los señores feudales, nobles, comerciantes adinerados y la iglesia. La población general, que había crecido en los últimos siglos, estaba desprotegida. En vista de la menor producción alimentaria, era inevitable que una buena parte muriera de hambre.

7. Se dispararon los precios de la comida

Como es de esperarse en contextos de emergencia, los precios de los alimentos aumentaron considerablemente. Con tanta escasez, la demanda era mayor, y la gente estaba dispuesta a pagar mucho más por la comida. El precio de la sal, cuya importancia ya explicamos, aumentó de 30 a 40 chelines en el reino medieval de los Rain. El costo del trigo aumentó un 320%, convirtiendo el producto en un lujo que solo podía pagar una proporción muy reducida y privilegiada de la población.

8. La hambruna se extendió por un amplio territorio

La hambruna de 1313 y 1317 se destacó básicamente por su vasta extensión. La mayoría de las hambrunas se localizaban en regiones muy específicas de Europa, aunque igual era un problema grave y doloroso, su alcance era limitado. La gran hambruna, por su parte, fue el evento más grande y extendido de este tipo, al menos del que haya registro en la Edad Media. Los cambios climáticos, efectos en la agricultura y en la economía afectaron a diversos reinos. Por casi tres años, la hambruna ocurrió en los territorios de Irlanda, Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos, buena parte de Alemania y algunas regiones de Polonia, Austria y Escandinavia. Un área de 10,360 kilómetros cuadrados en la cual vivían alrededor de 30 millones de personas. Para tener una idea, la extensión de territorio afectado es más grande que todo el territorio continental de Estados Unidos, Canadá o incluso que el de China.

9. Pueblos enteros fueron abandonados

En zonas muy al norte de Europa, como en Alemania o Irlanda, pueblos enteros quedaron vacíos. Especialmente en zonas rurales con población campesina, la caída de la producción y la incapacidad de generar actividad agrícola convenció a muchos de sus pobladores de que una recuperación era imposible. Así que muchos se desplazaron a zonas más urbanas con mayor población, donde hubiese más oportunidades. En las costas de Países Bajos también desaparecieron pueblos enteros, en este caso debido a las inundaciones que forzaron desplazamientos poblacionales. Crónicas medievales cuentan que era frecuente encontrarse con grandes grupos de campesinos que llegaban a las ciudades buscando empleo o comida.

10. Los animales también sufrieron el hambre

Si bien los registros históricos suelen destacar los efectos sobre las personas, la gran hambruna también afectó a los animales. Y es lógico, pues la falta de producción agrícola implicaba también la falta de alimentos disponibles para los animales de corral y para el ganado. Además, el clima afectó severamente la salud de animales como las ovejas, vacas y caballos. Crónicas de la época registran rebaños enteros débiles, enfermos o muertos. El declive del ganado fue catastrófico en algunas regiones. La abadía de Ramsey en Inglaterra mantenía registros de su zona. Según sus datos, en una residencia habían sobrevivido 6 de los 48 animales que tenían, en otra, el número de animales se redujo de 45 a 2. Esta situación era generalizada.

11. Las clases altas se vieron afectadas económicamente

Si bien la población privilegiada tenía mayor acceso, prioridad y capacidad económica para comprar alimentos, la hambruna igual afectó sus condiciones de vida. Los dueños de tierras, en esencia, los monarcas, nobles y la iglesia, vieron cómo sus propiedades perdían valor y sus ganancias prácticamente desaparecieron. Los territorios comenzaron a venderse a precios ridículamente bajos, mientras que muchos tomaron grandes préstamos para mantener sus propiedades y alimentos. Los monasterios y conventos más pequeños fueron cerrados. Incluso grandes instituciones, como el priorato de la catedral de Canterbury, vendió reliquias religiosas para tratar de obtener dinero.

12. Se implementaron algunas medidas para mitigar la crisis

Aunque era imposible evitar las muertes, las autoridades locales de los distintos territorios tomaron algunas medidas para tratar de frenar o al menos disminuir el impacto de la hambruna. Entre otras cosas, se ordenó controlar los precios de algunos alimentos y se buscó la importación de productos desde el sur de Europa. Además, durante la época se abrieron muchos hospitales y hospicios, muy probablemente para atender a los debilitados y enfermos por el hambre.

13. Las guerras empeoraron la situación

Los diversos conflictos que ocurrían en la Europa medieval profundizaron la hambruna que sufría la población. En 1314, había enfrentamientos entre Escocia e Inglaterra que también se desarrollaron en Irlanda. Alemania fue escenario de una guerra entre Ludwick de Bavaria y Federico de Austria. Por su parte, el reino de Francia mantenía un conflicto con Flandes, una región de los actuales Países Bajos. Escandinavia y Gales también tenían revueltas y conflictos. Todo esto exigía alimentos y recursos para los soldados, lo cual redujo aún más la oferta de alimentos escasos. Las batallas dejaban serios daños en los pueblos, que además eran víctimas de saqueos y destrucción. Los gobiernos, obligados a alimentar a sus soldados, recurrieron al aumento de impuestos y al decomiso de productos para las tropas. Todo esto se traducía en un entorno de pobreza y miseria.

14. La hambruna causó muchas muertes

Aunque es imposible conocer el número exacto de muertos por la gran hambruna europea, las estimaciones señalan que murió entre el 5% y el 12% de la población debido a esta crisis. Si la expectativa de vida de la familia real inglesa era de 35 años en el siglo XIII, durante la gran hambruna esta cifra se redujo a 29 años.

15. Afectó la legitimidad de la Iglesia Católica

Casi todas las sociedades humanas presentíficas atribuían los fenómenos y desastres naturales a alguna entidad divina o deidad, dependiendo de su religión. En la mayoría de los casos, estos fenómenos extremos eran considerados castigos divinos. Durante la Edad Media, la Iglesia Católica fue una de las instituciones más fuertes y poderosas. Cuando inició la hambruna, muchos se volcaron a orar para pedir perdón a Dios. Ninguna cantidad de rezos fue suficiente. La crisis solo empeoraba. Esto llevó a buena parte de la población a una crisis de fe que a su vez se reflejó en una pérdida de legitimidad para la iglesia. Se cree que esto sirvió como base para la creación de grupos y culturas consideradas herejes por el catolicismo.

16. Aumentaron los crímenes

La hambruna incidió en el aumento de los crímenes en toda Europa, incluso en poblaciones tradicionalmente pacíficas y seguras. La desesperación por obtener comida llevó a muchos al límite, a hacer lo que fuera para poder alimentarse a sí mismos y a sus familias.

17. La violencia se hizo parte de la cultura

La crisis tuvo un profundo impacto en la sociedad europea y sus valores tradicionales. Las décadas siguientes a la hambruna, la violencia se hizo más explícita y presente en la vida diaria de los europeos. Quizá la mayor demostración de este cambio estuvo en las estrategias de guerra durante la Guerra de los 100 años, ocurrida en el siglo XIV. Los combates abandonaron totalmente la concepción del caballero y tuvieron enfrentamientos mucho más cruentos. Antes, los nobles tenían más probabilidad de injustas o enfrentamientos de juego que en el campo de batalla. La cantidad de muertos por causas bélicas aumentó después de esta hambruna.

18. Los gobiernos perdieron confianza

La crisis de legitimidad afectó a todo tipo de autoridades, pero especialmente a las políticas y administrativas. La población perdió la confianza y respeto en los gobiernos medievales, que fueron incapaces de controlar y solucionar la hambruna en la región. El mayor ejemplo es el rey Eduardo II, quien ya era un monarca impopular. La hambruna fue vista en Inglaterra como un castigo divino contra el mal reinado del monarca, lo cual eventualmente llevó a su caída del poder.

19. Una crisis producto de un cambio climático

La gran hambruna fue una de las experiencias más devastadoras de un cambio climático sufrida en la historia de la humanidad. Antes de la hambruna, Europa tuvo cuatro siglos de temperaturas extrañamente altas, poco frecuentes para la región. Este periodo cálido dio pie al aumento poblacional, de la producción agrícola y de los territorios fértiles. El cambio drástico del clima, en conjunto con las fuertes lluvias e inundaciones que le siguieron, afectaron las tierras, la geografía y también la demografía. Y es que, durante los cuatro siglos cálidos, se había cambiado la forma de vida y de producción en esta región. La volatilidad climática empeoró los problemas de base de la Europa medieval y marcó la historia humana con una tragedia devastadora.

20. Detuvo el crecimiento poblacional

La gran cantidad de muertes y enfermedades ocurridas durante la hambruna marcaron el fin del crecimiento poblacional que se vivió en Europa durante el periodo cálido. Los efectos del hambre en los sobrevivientes, malnutridos y más vulnerables, dejaron una base poblacional débil y poco preparada para enfrentar otras amenazas.

21. Era imposible despedir a todos los muertos

La gran cantidad de fallecidos por hambre, sumado a los animales muertos, hicieron del entierro de cuerpos una prioridad de salud pública. Era imposible cumplir los ritos funerarios para todos los muertos. Las crónicas de la ciudad inglesa de Bristol afirman que la mortalidad de 1815 era tan alta que los sobrevivientes apenas tenían tiempo de enterrar los cuerpos. De hecho, comenzaron a comer carne de caballo y perro, y debían hacerlo al instante, pues no había manera de preservarla para emergencias.

22. Llegaron las enfermedades

El clima húmedo y las fuertes lluvias se mantuvieron hasta el verano de 1317, cuando finalmente volvieron los patrones climáticos habituales y fue posible producir alimentos nuevamente. Sin embargo, para ese momento, la población sobreviviente estaba particularmente debilitada y vulnerable, no solo debido al hambre, sino también a diversas enfermedades que tuvieron epidemias en este periodo, como neumonía, bronquitis y tuberculosis.

23. La desesperación llevó a terribles acciones

En una emergencia tan grave e inevitable, la desesperación de la población era total, tanto que crónicas de la época señalan que hubo familias que abandonaban a sus hijos en los bosques para evadir la responsabilidad de alimentarlos. Incluso hubo reportes de canibalismo durante la época, aunque no se sabe con certeza si esto ocurrió o solo fueron rumores por la misma preocupación de la población.

24. Famosas historias se crearon durante esa época

Quizá te parezca sorprendente y hasta grotesca la idea de abandonar a los niños a su suerte, pero seguramente no es la primera vez que escuchas algo así. Aunque es posible que antes no hayas prestado atención. Prácticamente todo Occidente conoce la historia de los dos niños perdidos en el bosque buscando alimento, que son atraídos a una increíble casa construida con dulces y manejada por una malvada bruja cuya meta es engordarlos y devorarlos. Hablamos, por supuesto, de Hansel y Gretel, un popular cuento alemán que se cree se originó durante el siglo XIV.

25. Una desgracia peor estaba por llegar

La peor parte de la gran hambruna europea es que no fue la tragedia más grande de la Europa medieval. Este terrible periodo no fue más que el preludio para el evento más mortífero de la Edad Media: la epidemia de peste bubónica ocurrida entre los años 1347 y 1351, la cual mató entre 75 y 200 millones de personas en toda Europa. Esta epidemia fue tan grave que se cree que mató entre el 30% y el 60% de la población europea, un tercio de la población del Medio Oriente. De hecho, redujo la población mundial en un 20%. Por sus terribles consecuencias y la manifestación física de sus síntomas, esta terrible epidemia es recordada con el nombre de Peste Negra.

Conclusiones

La gran hambruna de Europa fue uno de los peores capítulos de la historia medieval en Occidente. Una letal combinación entre factores naturales y desigualdad social llevaron a casi toda la región a un colapso difícil de repetirse en el futuro. Aunque el periodo oficial de la gran hambruna se extendió hasta 1317, todo el continente europeo sufrió sus consecuencias. La región no vio signos de recuperación hasta cuatro años después, en 1322. Por supuesto, un evento tan dramático igual vino seguido de otros: guerras, más hambrunas en menor escala, epidemias y enfermedades. Esperamos que este artículo te haya sido útil. Si tienes algo que agregar, por favor compártelo con nosotros en la sección de comentarios. Si te gustó este artículo, ¡compártelo con tus familiares y amigos para que también conozcan estas 25 cosas horribles de la gran hambruna de 1315 a 1317 que casi acaba con Europa en la Edad Media!

Tabla resumen

CausasConsecuencias
Condiciones de vida en la Edad MediaHambre, desesperación, enfermedad, muerte y devastación
Explosión demográficaPoblación creciente y presión sobre los recursos
Fuertes lluvias y descenso de temperaturasInundaciones y destrucción de tierras
Reducción de la producción agrícolaEscasez de alimentos y pérdida de cultivos
Escasez de salesDificultades para preservar los alimentos
Desigualdad socialMuertes por hambre concentradas en la población general
Incremento de precios de la comidaAlimentos inaccesibles para la mayoría de la población
Gran extensión geográficaHambruna afecta a varios reinos y regiones
Abandono de pueblosDesplazamientos masivos hacia zonas urbanas
Animales también sufrenMuerte de animales de corral y ganado
Pérdida económica para las clases altasPropiedades devaluadas y ganancias reducidas

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuántas personas murieron en la gran hambruna de Europa?

Es imposible conocer el número exacto de muertos, pero las estimaciones señalan que murió entre el 5% y el 12% de la población.

2. ¿Cuánto tiempo duró la gran hambruna?

La hambruna se extendió desde 1315 hasta 1317, pero sus efectos se sintieron durante varios años después.

3. ¿La Iglesia Católica fue afectada por la hambruna?

Sí, la hambruna afectó la legitimidad de la Iglesia Católica, ya que muchos consideraron el evento como un castigo divino. Esto llevó a una pérdida de confianza y respeto en la institución.

4. ¿La hambruna provocó cambios en la sociedad europea?

Sí, la hambruna provocó cambios en la sociedad europea. Se intensificó la violencia, se perdió la confianza en los gobiernos y se produjo un aumento de los crímenes.

5. ¿Cuál fue la enfermedad más mortífera de la Edad Media?

La epidemia de peste bubónica, conocida como peste negra, fue la enfermedad más mortífera de la Edad Media. Mató entre 75 y 200 millones de personas en toda Europa.

Espero que este artículo haya sido de tu agrado y te haya brindado una visión más completa de la gran hambruna de Europa en la Edad Media. Si tienes alguna otra pregunta, no dudes en dejarla en la sección de comentarios. ¡Gracias por leer!

Fuente: Museo de la Inquisición

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 1315: La hambruna más aterradora de la historia puedes visitar la categoría Historia Antigua.

Seguro que te interesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir